jueves, marzo 30, 2006

Día de asueto... cuerpos en penumbra


Niños y niñas, ayer fue uno de esos raros días en los que no tenía nada que hacer - la noche anterior había enviado los artículos, tenía el correo al día, quedaba comida hecha del fin de semana, el móvil en modo vibrador (No seáis mal pensados, es mi forma de decirle "Vete a la mierda"), así que pensé 'Me voy a dar una vuelta'. Saqué una camisa limpia y empecé a mirar que pantalones ponerme. Hasta que me fijé en el espejo del ropero. 'Coño, si ya voy cojonudamente'. Con mi camiseta blanca, unos vaqueros, unas playeras, armado con MP3 y el sempiterno block, todo ello guardado en un macuto raido - que creo llegué a llevar al instituto - me largué a la calle.

Un día de primavera estupendo; sol, un agradable calorcito, gente ligera de ropa, incluso el paso parecía más lánguido, más relajado. Primero pensé en optar por un paseo por la parte vieja, pero no era una opción, quería ver gente. Terminé en una calle peatonal de la zona comercial. Me puse a oír música y, simplemente, observé a la gente.

Iban a su ritmo, en sus cosas, pero estos primeros días de sol parecen relajar, como si ese agradable calorcito y esa luz nos reconvirtiera. A alguna o alguno vi con cara de mal humor, pero en general, se lucían expresiones de placidez, medias sonrisas. Ah, y Lucecita tiene razón, mientras que los hombres, al darse cuenta que los miras, aceleran el paso incómodos o directamente te devuelven la mirada; unos en franco desafía, otros en franca coquetería, las mujeres por el contrario desaceleran, se dejan observar para observar, como gatos curiosos, siempre elegantes, aunque se ajusten las ballenas del sujetador en un gesto inconsciente, o se paren en un escaparate mirando maniquíes con esa expresión ausente en donde lo importante son las manos; como las mueven, las colocan, hablan con ellas al cristal acariciándose la barbilla o el codo, agarrando el bolso, apoyándolas en la cadera. Fascinantes al fin y al cabo.

Sí, Lucecita, sí. A mí también me gustan las mujeres.

A cosa de las dos de la tarde volví a casa. Y me encontré en la puerta con Magdalena, una amiga que le gusta como cocino, entre otras cosas. Suele aparecer cada quince días, aproximadamente, siempre sin avisar. La cuestión es que entre lo que quedaba en la nevera, un par de golpes de fogón y una botella de vino blanco - de pescado iba la comida - a las seis de la tarde ya estábamos retozando en el suelo del salón. Se quedó dormida, y yo - esto lo digo ahora, claro - estuve casi hora y media observándola dormir, su cuerpo, su cara, sentado en el sillón, en pelotas. Como un gilipollas. No creo que pensara en nada en particular, sólo la observaba. Y la verdad, si recuerdo esa imagen de su cuerpo de lado, con el puño bajo la barbilla, su cara ovalada y su respiración tranquila, mientras la luz de la tarde iba cambiando, difuminando sus formas, tengo muy claro porque me gustan, porque siento deseos de tocarlas, acariciarlas y probarlas.

- ¿Qué haces ahí?- me preguntó con esa sonrisa de acabada de despertar.
- Nada, simplemente te miraba.- dije desde el sillón en penumbra, con una pierna cruzada, un pitillo a medias y el comienzo de una erección espontánea. - ¿Te quedarás a cenar?-

8X

9 Tocadas de cojones:

Blogger Lalola soltó...

Que sensación más relajante la de observar al otro dormir plácidamente después de una sesión de sexo.

Besos Húmedos

5:41 p. m.  
Blogger Luces soltó...

me gusta el tono que has usado para contar, porque la naturalidad es otro atractivo de la narración, suave y relajante...como la languidez de esta primavera.
a mí me gusta observar a las mujeres pero me gustan mucho más los hombres
y realmente a medida que te leo me gustas más.
besos

7:16 p. m.  
Anonymous Anónimo soltó...

Tú te pareces bastante a mi por eso te jode que escriba al gen, pq. te hago la competencia, mira si te pareces que yo tb. llevo un petate del año en que Tarradellas volvió del exilio.
Pero yo soy más guarro y más auténtico que tú y tengo más cojones i la polla más grande.
WILLARD.

9:57 a. m.  
Blogger Pervertido soltó...

Pues fíjate que lo de guarro no te lo voy a discutir... aunque presumir de ello es tan sexi como un burka.

Cuando consigas echar un polvo sin pagar vuelve por aquí y hablamos.

8X

10:57 a. m.  
Blogger Pervertido soltó...

A ver, WILLARD-o, no sé si es que no coges las indirectas, pero te lo pondré más claro, vete a tomar por el culo. No te quiero aquí. Así que vete a chupar pollas por ahí y deja de tocar los huevos.

8X

5:11 p. m.  
Blogger Vivi soltó...

Desear a alguien mientras duerme...., sin contacto físico, solo la mente trabajando. Lindo. Da mucho calor pensarlo.

Besos
VIVI

1:58 p. m.  
Blogger ALOMA69 soltó...

Tengo al parecer un comportamiento muy masculino ya que la vergüenza me hace acelerar el paso si me doy cuenta de que alguien me mira y también tiendo a desafiar con la mirada...
Delicioso escrito.

9:53 p. m.  
Blogger inmiky soltó...

ummm!!! Que delicioso escrito. Al igual que todo lo que he encontrado en tu blogg!! Es un placer pasar por aquí.
Por cierto, así, yo si que me quedaría a cenar!!! ;)
Un beso

11:02 p. m.  
Blogger Pervertido soltó...

vivi, me ha encantado que pasaras por aquí. Pena que estés tan lejos, me encantaría conocerte... aunque fuera sólo por tomar café contigo ] ; D

aloma69, mujer, no todas os comportais de la misma forma cuando se os mira - y cierta androgenia en las formas también es muy atractivo en una mujer ] ; D

inmiky, holaaaaaaaaa tacones rojos ] ; DDDDDDDDD ¿¿¿Que tal va ese diccionario??? (Ella también termino quedándose a cenar, y a desayunar... Es que hago muy bien yo de comer, mérito de los fogones).

Me ha encantado que os pasarais por aquí, me gustan mucho vuestros blogs.

8X

11:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Tócamela de nuevo, Sam