lunes, abril 03, 2006

¿Cultura o biología?


Niñas y niños, si lo pienso con detenimiento, me doy perfecta cuenta de que he tenido pareja estable en dos ocasiones en mi vida: La primera se llamaba Iroko - estaba muy buena pero era muy mandona, lo que contribuyó a que nuestro tórrido romance de cuatro días se fuera al traste, cosa que destrozo mi tierno corazón de estudiante de tercero de EGB. La segunda fue Vicky, con la que me planteé muy seriamente estar con una sola persona durante el resto de mi vida - terminó dejándome por un arquitecto. Que, aunque pueda parecer una contradicción, es lo mejor que me ha pasado en la vida. Ahora ella está casada con él, y yo me acuesto más con ella que cuando éramos pareja.

No digo que sea lo mejor que me ha pasado en la vida porque se siga acostando conmigo, en mi vida sexual ella sólo es alguien más, lo digo porque me pasó siendo muy joven - ambos estudiábamos la carrera - y creo que fue entonces cuando me di cuenta, evidentemente de forma no consciente, que los seres humanos, por mucho que luchemos al respecto, somos monógamos culturales, no orgánicos.

Biológicamente existen una serie de diferencias evidentes entre hombre y mujer. Y, aparte de eso, también biológicamente, nadie puede negar que el sexo está concebido a fin de perpetuar la especie. La naturaleza es muy sabia, y para que nuestro deseo de "procrear" exista ha creado, en contrapartida, el placer (Es tan sabia que crea mecanismos de placer mucho más avanzados en las féminas para que su desarrollo sea más amplio: Roces, caricias, gestos e incluso olores, más allá del puro estímulo visual con el que nosotros ya tiramos. Hasta su euforia tiende al abandono, mientras que la nuestra tiende a la brega).

Es una trampa de Perogrullo, pero funciona. Mientras que el género masculino lo que busca es perpetuar sus genes fecundando la mayor cantidad de féminas posible - siempre hablando desde el punto de vista biológico - el género femenino es más selectivo ya que, en el momento en que surge el embarazo, pierde gran parte de su individualidad para volcarla en aquello que ha de nacer. En vista de lo cual se cuida muy mucho de elegir con quien va a perder dicha individualidad.

Todo esto es biología, casi veterinaria, que puede ser aplicada a la mayoría de los mamíferos. Nosotros somos seres humanos. Nuestra intelectualidad, por suerte o por desgracia, supera con creces el nimio deseo de procrear. Y aquí aparece la pieza clave que nos hace alcanzar el placer de copular de forma intelectualmente muy diferente: El condón. Toda una revolución biológica, filosófica y de ingeniería de las relaciones sexuales entre los seres humanos. Por fin se puede practicar sexo sin necesidad de preocuparse por otras disquisiciones como preñeces o enfermedades.

El ser humano ha convertido el acto biológico de la procreación en un simple acto de comunicación corporal y placer. Es más, ha logrado que el hecho de la fecundación sea una cuestión de elección más allá del sexo, es decir, el sexo es una cosa, quedarse o dejar embarazada a alguien, es otra muy distinta que elegimos, no que viene impuesta por añadidura.

El otro día oía a una psicóloga que sale en Channel nº 4 que las mujeres que son sexualmente "promiscuas" (Me encantaría saber que es para esta buena señora ser promiscuo) terminan acudiendo a su consulta con unas depresiones de caballo. Yo dudo mucho, buena mujer, que una persona que se acuesta con quien le apetece, y cuanto le apetece, tiene las ideas claras y usa condones, tenga necesidad de acudir a un psicólogo, es más, diría que esa persona difícilmente tendrá necesidad de uno, por lo menos por esa razón. El sexo es muy bueno. Y a las pruebas médicas me remito. ¿Tiene usted problemas de estrés? Practique sexo. ¿Problemas con algunos kilillos de más? Practique sexo. ¿Duerme mal o tiene problemas de insomnio? Practique sexo. ¿Está deprimidillo/a? Practique sexo. ¿Problemas de ansiedad? Practique sexo. Y voy a ir más lejos. ¿Tiene usted cáncer? Practique sexo (Las endorfinas que se producen durante el acto sexual funcional como revitalizante celular). El sexo mantiene el tono muscular del corazón, oxigena de una forma que no se consigue de ninguna otra manera nuestro cerebro y retraza el envejecimiento neuronal.

Es decir, niñas y niños, no os dejeis engañar por charlatanes o curas, follad mucho y bien, vivireis más y mejor.

Carpe diem, memento mori...

8X

9 Tocadas de cojones:

Blogger ALOMA69 soltó...

Creo que ésta psicóloga tiene razón o su parte de razón, nunca se puede generalizar, puede ocurrir que una mujer sea muy promiscua pero al mismo tiempo se enamore de alguien y no quiera por nada del mundo perderle y dejándose llevar por sus ansias promiscuas ponga en peligro aquello que tanto valora, imagínate qué sufrimiento!
Por que a mi modo de ver que estés muy enamorada de alguien no quita que te quieras acostar con otros, pero entonces te la juegas.

10:14 a. m.  
Blogger laceci soltó...

Dos cosas:

1.- El fondo negro con letras blancas, me hace ver luego rayas grises sobre los fondos blancos... me vuelves loca!!!

2.- Me uno al manifiesto. Pero niños y niñas, no folléis por follar, follar para daros gustito :)

3:36 p. m.  
Blogger Luces soltó...

Me temo que voy a ser un poco peñazo pero lo voy a decir. Es en la civilización occidental donde ocurre eso que cuentas, donde existe la propiedad de los hijos y las parejas. En sociedades igualitarias donde no hay propiedad, los hijos los reconoce el grupo y los cría con amor y no existen parejas, más bien se es promiscuo como otra forma de crear vínculos y solidaridad. En realidad eso que tú llamas biología es sólo cultura y entre los humanos y algunos primates superiores el comportamiento sexual varía muchísimo, teniendo más que ver con las relaciones con el entorno que con definiciones genéticas o biológicas.
Por ejemplo hay primates monógamos de parejas estables para toda la vida y hay primates, como los gorilas, que tienen harenes con machos dominantes y hay chimpancés (los bonobos...a mí me ponen a mil los documentales sobre este grupo) que son completamente promiscuos y practican sexo sin contemplar edad ni machos/hembras para paliar el estrés.
Los seres humanos vivimos el sexo en función de nuestra relación con el medio; la propiedad sexual se estableció para contar el número de hijos en elgunos grupos, pero no es lo biológicamente natural, antes y después el grupo se hacía cargo y velaba por las mujeres porque tenían conciencia de su gran valor para la supervivencia.
En fin que he largado un discurso, pero es sólo para proclamar más libertad.
Besos, promiscuo, tan jovencito y tan fantástico hombre.

11:58 a. m.  
Blogger criztina soltó...

Pues el problema de esas mujeres que se autodenominan "promiscuas" es, pobres de ellas, vícitmas de la educación y sociedad en las que han vivido. Follar está bien si sólo lo haces con un hombre, que además, bueno, no tiene que ser tu marido, puede ser tu amante, pero con que sólo sea uno es suficiente, y, la sociedad lo verá bien.
Pero follar, con uno, con otro, con más.... uffffff ¡PUTA y GOLFA!

En fin.... lanzado está mi dardo en pro a hacer lo que a una le salga de la punta del clítoris. Follar con quien le de la gana a una es lo más sano, divertido y normal biológicamente hablando que existe. Porque gusta, da placer, los sentidos se avivan, la piel se ilumina y el buen humor se realza.

Eso si. Fundamental. Hazlo, sin engañar a nadie, ni siquiera a ti misma.

7:05 p. m.  
Blogger Pervertido soltó...

aloma69, yo en realidad no me refería a eso. Y tampoco creo que la psicóloga en cuestión lo hiciera. Lo que dijo textualmente fue que la mujeres que se acuesta hoy con uno y mañana con otro terminan con unas depresiones de caballo en su consulta. Cosa que dudo mucho ocurra. Tengo amigas que tienen una vida sexual bastante agitadilla (Mucho más que la mía) y son gente muy sana, divertida y mentalmente equilibradas. Así que me da que no es el caso.

laceci, eso es lo que yo quisiera, volverte loca...
No me digas que no quedó bonita la reconversión.

luces, tú no eres un peñaso nunca. Y estoy completamente de acuerdo contigo, las civilizaciones de base semita: la cristiana, la musulmana, la judía, tienen un verdadero problema con la "promiscuidad" - femenina sobre todo - palabra bajo mi punto de vista mal utilizada, más adecuado sería libertad sexual. Por eso digo que es una cuestión de cultura, no una cuestión orgánica. El condón elimina la limitación orgánica del embarazo. Es a lo que quería referirme.

criztina, exactamente. Pero a estas alturas de la película yo creo que va siendo hora de que se dejen de hipocresías al respecto, porque me da la impresión de que tampoco les va a valer de mucho, ¿No?

8X

10:49 p. m.  
Blogger criztina soltó...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, es HIPOCRESÍA. Pero, creo que puedes imaginar lo que una educación anti-sexo y reprimida puede hacer en la cabeza de alguien.
La lucha interna que una mujer puede tener, la confusión de lo que quizá siente (las que se atreven a sentir) con lo que le ha inculcado que debe hacer.
Las niñas de ahora vienen pisando fuerte jajajaja, ahora nos encontramos en la decadencia represora :-). Habrá que aprovechar no???.

10:25 a. m.  
Anonymous niña soltó...

si, la verdad que lo que podemos hacer es sexo, cuanto más mejor, y de las formas más fantasiosas posibles... creo que nos aporta otra visión.

(aunque el exceso de sexo.. es agotador)

12:49 p. m.  
Blogger Piel soltó...

Follar es la clave y el mejor remedio para todos los problemas del mundo.. jajaajaja!!!

Has visto el rostro de una mujer despues de un buen orgasmo..??? ayysss!! es vida fluyendo y que rico sabe!!1

Te dejo un beso de bienvenida a mi blog... dime lo que desees ... Pervertido.

10:37 p. m.  
Anonymous Anónimo soltó...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it »

11:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Tócamela de nuevo, Sam