miércoles, octubre 11, 2006

A ciegas...

Niñas y niños, juro que no buscaba gresca, sólo me iba con una chica que acababa de conocer aquella noche. La primera vez que la vi pasó a mi lado casi sin preocuparse de que alguien la empujara, se paró cerca de mi y se volvió. Fue entonces cuando me di cuenta que era ciega.
- No te conozco, ¿Verdad?-
- Verdad.-
Hablamos un rato, no mucho y me dijo que porqué no nos íbamos de allí. El garito estaba a rebozar y no era fácil dar un paso. Ella se mantenía pegada a mi espalda cuando nos parábamos en medio de la gente. Sentía el calor de su cuerpo a través de la ropa y el vaivén de sus pechos cuando comenzábamos a andar de nuevo. Tres pasos, cuatro pasos, cinco pasos, y el calor de su cuerpo contra mi espalda otra vez. Olía a Maruzzia cuando se despegaba de mi. Siempre me han gustado esos perfumes que sólo parecen vivir en el momento concreto en que se deja un resquicio entre los cuerpos para retirarse discretos en el aire un segundo después. Poco a poco nos íbamos acercando a la riada humana que se dirigía a la salida a pocos metros de los baños. De repente, la gente a la que iba diciendo "Disculpe", "Con permiso", "¿Me permite?", se apartó dejándonos paso franco. - Que suerte - pensé, hasta que vi a donde llevaba el pasillo de gente. El paso lo cerraba una mole rubia de ojos claros que avanzaba hacia nosotros con los brazos abiertos y el cuerpo echado hacia delante. A ella sólo le dije "Espérame aquí un momento, vuelvo enseguida".

Nunca he sido muy corpulento, y jamás me ha gustado pelear, pero tengo treinta y siete años, ya no me engaño. Si ves a alguien a quien no conoces que se acerca a ti con ganas de pelea sólo tienes tres opciones; o huyes rezando para que el otro no corra más que tú - en este caso no podía huir, y no pensaba dejar a aquella chica allí en medio -, dejas que te partan la cara - cosa que me atrae tanto como comer vitriolo -, u optas por enfrentarte al matón en cuestión - en este último caso por lo menos tienes una oportunidad -. Caminé decidido hacia el rubio, que aceleró el acercamiento. Cuando intentó agarrarme con la mano izquierda me giré con el puño izquierdo recto a la cara, su cabeza giró en el mismo sentido en que le alcanzó el golpe, solté un croché con la derecha que le hizo trastablillar hacia atrás, adelanté otros dos pasos y le golpeé con el puño seco en el plexo. Se arqueó hacia delante cayendo de rodillas. Por un segundo pensé que se había acabado, pero el muy imbécil intentó cogerme desde el suelo con la mano derecha. Se la doble hasta que oí crujir algún hueso de la muñeca. Cuando mi abuelo me obligaba a practicar boxeo con él siempre me decía que en una pelea normal no había guantes que amortiguaran los golpes, ni protectores de cabeza, y que, para acabar con una pelea, no solía bastar un puñetazo. He de decir que, por desgracia, suele ser cierto.

Mientras la bestia rubia se retorcía de dolor en el suelo volví sobre mis pasos a por la chica. Dimos un pequeño rodeo entre la gente que se agolpaba a su alrededor y salimos fuera. Paré un taxi y simplemente le dije al chofer que avanzara. Después de cercionarme de que nadie nos seguía la miré con detenimiento. Tenía la cara ovalada, con ese tipo de nariz pequeñita que parece imposible deje pasar el suficiente aire a los pulmones. Sus ojos tenían el azul lechoso que he visto otras veces en personas ciegas y las luces de las farolas parecía hacerlos relucir como los de Rydick en Pich Black. Daba la impresión de ser más joven, pero tendría unos cuarenta y pocos. Era evidente que estaba nerviosa.

- ¿Dónde quieres que te deje?- me agarró la mano.
- Me gustaría pasear un rato. Estoy un poco nerviosa para meterme en casa.-
- Déjenos en la Avenida Marítima.- el taxista se limitó a asentir.
La Avenida Marítima corre paralela a la ciudad, y llega desde el muelle de carga y descarga de mercancías hasta más allá del muelle deportivo. Varios kilómetros de mar acotado a donde la gente suele ir a pasear. Allí nos dejó el taxi.
Durante casi un kilómetro no dijo nada. Sólo el sonido del mar y ella cogida a mi brazo, hasta que llegamos a una pequeña terraza.

Nos sentamos en una mesa al lado mismo de la marea. Pedí un wisky, ella sólo quiso agua.
- ¿Me lo vas a contar?- pregunté en cuanto el camarero nos dejó las copas.
- ¿Le pegaste?- parecía preocupada.
- Él intentó pegarme a mi. ¿Quién es?-
- ¿Le pegaste muy fuerte?- empecé a dudar que estuviera interpretando bien su preocupación..
- Lo sufiente como para poder salir de allí. ¿Me vas a decir quién es?-
- Alguien que cree que soy incapaz de valerme por mi misma.- había cierto deje de rabia en su voz.
- Y, ¿Por qué yo?-
- Me gustó tu olor.- no quiso hablar más sobre el tema. El resto de la velada pasó entre charla de lo más intrascendental. Nos reímos un rato, nos hicimos carantoñas y hubo sexo en su casa. No puedo decir que lo pasara mal, y creo que ella tampoco. Después nos quedamos dormidos.

A las siete y media de la mañana me marché mientras ella aún dormía. No le dejé mi teléfono, y a mi tampoco me interesaba el suyo. Ya digo, tengo treinta y siete años, no me engaño. Sé cuando una mujer busca sexo por despecho.

Después de aquello estuve casi un mes sin aparecer por el garito, mi intuición me decía que era mejor para mi salud. Cuando finalmente me decidí a volver por allí, al acercarme a la puerta, la vi salir agarrada al brazo izquierdo de la mole rubia, su mano derecha lucía una fédula de yeso. Relajé el paso mientras se alejaban y ella giraba la cabeza agitando las aletas de su diminuta nariz.

Le gustó mi olor... Desde entonces estoy tentado de cambiar de colonia.

8X

9 Tocadas de cojones:

Blogger laceci soltó...

Vaya historieta más chunga....
¿qué marca de colonia usas?
:)

5:42 p. m.  
Blogger criztina soltó...

vuelves, y vuelves agresivo, misterioso, y....perfumado...
si, yo cambiaría de colonia...no sabes cuantas ciegas puedes encontrarte por el camino.... o no...quizá sea una parte más del morbo de una historia. :-p, a ver si te vas a mal acostumbrar :-)

9:36 p. m.  
Blogger Pervertido soltó...

laceci, pues una marca bastante vieja que no creo que use ya nadie, y desde luego la historia es chunga, pero podría haber sido peor, es decir, que el hubiera terminado con la muñeca en cabestrillo hubiese sido yo, ¿¿¿No???

criztina, espero no tener que acostumbrarme a según que cosas por las mujeres, por muy ciegas que sean. Lo de cambiar de colonia todavía me lo estoy pensando.

8X

11:27 p. m.  
Blogger laceci soltó...

Bueno, no hagas publicidad, pero sigo curiosa.... :-P

8:37 a. m.  
Blogger Lalola soltó...

Espero que no sea Varon Dandy, es la que usaba mi abuelo. :-0

Mejor una ciega que una sorda, las ciegas tienen muy desarrollado los sentidos. Los sordos en general tienen desarrollada la mala leche, la falta de audición les genera desconfianza que acaba por convertirse en mala leche.

En cuanto a lo de pelear, malo, malo. Dicen que una retirada a tiempo es una victoria.

3:00 p. m.  
Blogger Pervertido soltó...

laceci, tonces no te la digo...

lalola, sé que lo de pelear es malo, pero es que no tenía forma de retirarme (no había por donde). Y bueno, lo de la gente sorda, tengo yo un par de amigas que son muy agradables. Por desgracia no conozco a muchos así que no puedo opinar fuera de ese par.

8X

1:11 a. m.  
Blogger Luces soltó...

seguro que es Old Spice

9:19 p. m.  
Blogger Nany soltó...

Me gusto la historia... el tipico chico q una madre no querria para su hija pero tal vez si para una tentacion... asi q sabes pelear, eres envalentonado, intuitivo, apasionado, versatil, 37... sexo sexo sexo... eres la aventura que toda chica quisiera tener y que sabe volara de casa a las 7am.
Besos.

2:06 p. m.  
Anonymous Anónimo soltó...

37?... ummmm... ideal.
No crezcas... o mejor: crece conmigo! ;)

Besos con olor a...

Anónima-X

9:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Tócamela de nuevo, Sam