martes, octubre 24, 2006

Deseo...

¿Y qué te escribo?

Imagino que esperas algo que te ponga a cien cuando lo leas. Que esperas que te diga que cada vez que te tengo cerca quiero arrancarte la ropa violentamente y poseerte en el suelo. Que me encantaría besarte en el hueco que hay entre tu cuello y la clavícula mientras te acaricio el pecho con una mano y paseo lo dedos de la otra por tu sexo. Que me gustaría sentarme en el sillón del salón, encender un pitillo y ver como te desnudas sin que dejes que te toque. Que me gustaría vendarte los ojos y atarte a la cama para acariciarte, besarte, lamerte hasta que me supliques que te penetre, furioso, sin comedimientos, hasta hacerte gritar con la respiración entrecortada y el corazón a punto de salírsete del pecho. Que me gustaría ver como te ruborizas al sentir mi sexo rozando tu espalda.

Esperas que te diga que te deseo cuando me acuesto a las tantas, que deseo ducharme contigo, que cada vez que pienso en ti siento un estremecimiento que me hace cambiar de postura si tengo unos vaqueros puestos, que me llevo la mano a la entrepierna si te imagino desnuda. Esperas que te diga que un día perderé los nervios y me abalanzaré sobre ti, que te apretaré contra mi para que te puedas resistir y, aún así, besarme cuando me apartes poniendo tus manos en el pecho.

Pero no te lo diré, porque ya lo sabes. Sé que lo sabes.

Deseo. Es algo que no controlamos, que existe como una cuerda tensa entre los dos, que no se va, no desaparece, no se pierde, que reluce en nuestros ojos cuando nos miramos, cuando nos mantenemos a distancia en la cocina, como si temiéramos que un roce hiciera saltar la chispa que ponga en marcha una máquina que se alimenta de ese deseo. Y vuelta a empezar. Una y otra vez, con cada rotación terrestre.

Y a propósito, mañana estoy solo, ¿Tienes algo que hacer? Porque tenemos algo pendiente que estoy harto de posponer.

8X

13 Tocadas de cojones:

Anonymous Anónimo soltó...

De verdad créeme, que yo no he querido tocarte los cojones por ahora, y todavía no sé si quiero, y no porque no me gusten! (cambia esa cara!).
No quiero bromear mucho con el tema,porque es bastante serio, aunque muchos se rían cuando lean lo que escribo (incluído tú, :P).
Sólo escribo para que sepas que ya lo leí y que me gustó. Ahora me voy al escusado, ejem.
Besos en la orejita capullo.

7:47 p. m.  
Blogger laceci soltó...

que rico!! lo malo es que hoy ya he quedado :-P

3:50 p. m.  
Blogger Pervertido soltó...

No seas puñetera, que tal y como hablas de tu maromo estás tú como para ir buscando otras cosas por ahí, jodía...

P.D.
Aunque si te lo piensas no dudes en decírmelo, jajajajaja

8X

3:53 p. m.  
Blogger criztina soltó...

vaya, tendremos que dejarlo para mi regreso después de vacaciones :-)...me reservas ticket????

:-).

El deseo, si....y bien rico que está cuando le das rienda suelta, verdad???

Espero que no te quedaras solo esa noche :-*

11:47 a. m.  
Blogger Pervertido soltó...

Tú tienes reserva y ticket siempre que quieras.

Pues sí, me quedé sólo esa noche... que se le va a hacer.

8X

12:20 p. m.  
Blogger 25palabras soltó...

el hueco del cuello..el bósforo de Almásy

Me ha encantado el texto...y me ha dejado melancólica.

8:43 a. m.  
Blogger Pervertido soltó...

25palabras, sigo diciendo que es una verdadera pena que estemos tan lejos. Me encantaría hablar contigo de tantas cosas...

8X

2:19 a. m.  
Blogger TERESA soltó...

Me encantaria ruborizarme, al sentirla en mi espalda....

10:03 p. m.  
Anonymous Anónimo soltó...

Ruborizarse es fantástico, divino. Lo peor es pensar, aunque sea inconscientemente, que "eso no me cabe", ja,ja. Un beso. Ya sabes: si no me vas a llamar hasta dentro de un mes, pues te puedes poner un bozal (que no deja de ser exitante).

10:16 a. m.  
Blogger Pervertido soltó...

teresa, eso tiene fácil arreglo.

A propósito, me encanta la canción que tienes en tu blog, puñetera.

"usuaria anónima", de todas formas estaba claro que sí que cabía, todo es cuestión de saber como hacerlo, los seres humanos, en general, estamos hechos para acoplarnos haciendo que las cosas nos quepan.

Y si lo que quieres es ponerme un bozal, nadie te impide venir e intentarlo, cobardica, que se te va la fuerza por la boca cuando podrías emplearla en dejar que te arrancara la ropa a dentelladas.

Sólo por curiosidad, ¿¿¿Por qué piensas que se me va a pasar en un mes, espabilada???

8X

11:48 a. m.  
Anonymous Anónimo soltó...

Deseos...

De nuevo te la tocaría (aunque no soy Sam) si antes pudiera tocártela por vez primera... ¿o son sólo palabras? ;)

Aciertas con los deseos. Los describes de maravilla. Si los llevas a la práctica como los escribes, sólo queda... ¿desear más?

Besos húmedos cargaditos de deseo.

10:26 p. m.  
Blogger Pervertido soltó...

anonimo, nooooooooo, no son sólo palabras. Lo de la primera vez tiene arreglo.

Siempre queda desear más, el deseo no debe tener medida. Deseo, luego existo.

8X

1:10 p. m.  
Anonymous Anónimo soltó...

Pues ya me dirás cómo lo arreglamos... ;)

Más besos, que siguen siendo húmedos y todavía más cargados, si cabe, de deseo.

La misma anónima de antes.
(pongamos anónima-X)

1:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Tócamela de nuevo, Sam